”Él de lo imposible”

”Él de lo imposible”

A veces nos enfrentamos a situaciones, dificultades y vicisitudes que lo único que nos pasa por la mente,  es el interrogante ¿por qué a mí? ¿Que condena  estoy pagando?   en nuestro pensamiento, solo se repite que todo estaria mejor si no hubiéramos nacido.

Pero por más imposible que parece ser, por más sucumbiente que suele ser  su proceso, Hoy le digo  usted que, a lo mejor no conoces al que se hace llamar ”Él de lo imposible”.  ”El de lo imposible”, no es un apodo figurado, que tilda a una persona, tampoco es un eufemismo para alentar las buenas obras de un mortal, sino un nombre, que apenas caracteriza, lo imposible que es;

Se llamó ”Él de lo imposible”, a aquel que desde el principio fue y no tuvo un principio… Isaias 43: 13

Al que de la nada tomó, constituyó todo lo que conocemos… Génesis 1: 2

En aquel entonces, tomó lodo del suelo, esculto una obra maestra, que milagrosamente camina, habla piensa y construye todo su alrededor… Genesis 1: 26

Siendo inmortal,  tomó forma de humano,  entrelazando lo eterno con lo inmortal, perfeccionando la imperfección, constituyendose en la perfección misma de la imperfección, conjugó el verbo en plural sin pasar de lo singular, es tres en uno y uno en tres. Mateo 1: 23

A lo mejor estas pensando que nada de lo que se ha escrito hasta ahora, es posible, como se lo he dicho,  es ”Él de lo imposible”

En su forma más explicativa y más sencilla, llamo a los que nunca lo conocieron, vivió con aquellos que nunca lo quisieron, conquisto el corazón de aquellos que su perdición buscaban. Lucas 10 : 16

Alimento a más de 5 mil con  el almuerzo de un niño, Mateo 6:30

Convirtió agua cristalina,  en vino sin un segundo de fermentación, Juan 2: 8-10

Curó la ceguera congénita con secreciones salivales, levantó paralíticos sin tener que ponerle un dedo, revirtió la muerte celular en fase 0 sin ayuda del guardian del genoma, resucitó a muchos,  sin equipo de reanimación ni maniobras de resucitación.

Cuando ni la ciencia existía para explicar la tele-transportación, paredes Él cruzaba para entrar y salir sin dejar rastros, la gravedad vencía, como a madera que flotan encima del océano.

Si  imposible le suena, su actuar,  todavía  le queda la más grande imposibilidad, nos facilitó la relación con su padre,  entregando  su vida a sus verdugos para el rescate de la nuestra,  despues de  3 días en el lecho de la muerte, se levantó caminando venciendo la fuerza oscura del seól, posicionándose por encima de la muerte, dándole vida a cualquiera que le plazca. y  al final tomó esa vida,  la extiende en el tiempo infinitamente.

Con cada uno de estos versículos, quiero convencerle a usted,  de que,  Él es especialista en hacer lo imposible, batió record en cambiar todos los pronósticos a su favor…

Así que, esa enfermedad crónica que desalienta su respiro, no acabará con su suspiro, este cáncer que parece estar carcomiendo poco a poco tu cuerpo, pronto conocerá el potencial de su fe.

Esa hipoteca que está lejos o imposible de volver a ser suyo, podría estar marcado otra vez, por las huellas de sus pies y rayado por los lápices de sus nietos.

Este trabajo que desde hace un decenio usted espera, para sacar adelante  su familia, no será imposible por sus habilidades comparadas a las sus rivales.

Traer de vuelta a tu esposa o esposo de la lejanía o del divorcio para ”Él de lo imposible” podría ser una boda de plata o la restauración de la vieja luna de miel, porque nada de lo que nos ocurre, le es imposible.

El nos hizo y no nosotros,  a nosotros mismos, por lo tanto, Él sabe lo que hemos de necesitar,  sin antes pedírselo. Cuando las afrentas quieren sobreponerse sobre  su fe, solo bastará recordarle que a la luz de Cristo, a la sangre preciosa de la cruz del calvario, nada les es imposible y si pudo salvar tu alma de las cadenas inflamadas del infierno, podrá sin duda alguna, librarle de las aflicciones socio-económicas que atormenten su día.

Dicho esto, ahora lo posible le toca a usted,  ya que Él hizó lo imposible, Repita conmigo esa oración;

Señor Jesús, hoy vengo ante ti, reconociendo que he fallado, gracias por darme la oportunidad de escuchar de tu amor,  aún sin merecerlo, me he dado cuenta que te necesito en mi vida, tu espíritu anhelo en mi corazón,  para estar a la altura de tu sacrificio en la cruz del calvario por mi salvación. AMEN.

Explora otros Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba