Latidos Sin Pulsos

Latidos Sin Pulsos

… Sale el Dr. De la unidad de cuidado intensivo (UCI), con el aspecto sombrío la mirada cabizbaja, va dirigido a la sala de espera para explicarle la situación del paciente a sus familiares, al entrar en la sala, sobresalte la esposa de su silla, y su hija de apenas 9 año, como si supiera o viviera en ‘’deja vu’’ esta situación, y ella con determinación le sigue el paso a la mama, quien se frena delante del galeno y este, con la voz medio temblorosa e insegura les dice,

El Sr sigue respirando,
mientras no presenta ningún signo de vida,
no está en coma pero tampoco está consciente,
no está vivo por ausencia de signos vitales,
pero tampoco está muerto, porque aún respira.
Respira sin motivo, late su corazón sin propósito,
son latidos sin pulsos, vida sin sentido,
y felicidad sin una sonrisa y logros sin disfrute.

En esta condición una sola cosa es determinante, esta situación no tiene evidencia médica que pueda colaborar, no hay estudios que puedan sustentar lo que en realidad pasa, supera a la medicina, supera a la ciencia y a los científicos, ya que es una condición almática, es una afección interna mediado por los sentimientos, la emoción y el alma entero.

Ojala que el tiempo de coma no comatoso, que este viviendo le sirva para encontrarse consigo mismo, que se pueda devolver a su pasado, intente recordar donde fue que dejo de sentir sus latidos, donde el dolor le dejo de doler, donde la vida perdió su sabor y cual es la razón por el cual, insensibilizó su alma.

Como un corazón sin sangre, el tiempo sin sus respectivos segundos, así son los latidos que emanan desde su corazón pero no inunden sus vasos, tampoco repercuten en pulsos.
A juzgar por su condición, si no se devuelve desde su más interior, para cerrar los baches del infortunio, resolver los problemas y cerrar los ciclos que ahora recicle su vida, lo vamos a tener en esta condición vegetativa, con todos sus órganos al cien por ciento, pero sin un reflejo de cualquier aparato ni el mínimo aspaviento de vida.
La esposa confundida se deja caer sobre una silla, con los ojos como si la hubiera espantado la peor de sus pesadillas… La niña no entiende nada de lo que está pasando, mientras reconforta su madre pasando-le la mano en la cabeza, susurra…

Latidos sin pulsos
Vida sin movimiento,
Coma no comatoso,
¿Qué dice este médico?
Así no vive nadie,
Así no es que se vive.

La niña tiene razón con lo que susurra, en esta condición la vida no es vida, en esta situación lo único que resta es encontrar la paz interior, sanar todas sus heridas y así poder equilibrar la balanza de su interior para que pueda levantarse de su lecho y volver a disfrutar la vida, dándole sentidos a sus respiros y pulsos a sus latidos.

Ydragman

 

  • Extracto de Latidos sin Pulsos (Sanidad Interior)
  • de Gardy Helvé

 

 

 

Explora otros Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba